lunes, 8 de febrero de 2016

Televisión, sexualidad y jóvenes



Es bien sabido que los jóvenes y adolescentes son personas que están en una edad bastante influenciable. Esto es una cosa que saben los productores, tanto de cine como de series de televisión. Saben que si ponen alguna escena picantona de caseros xxx o algo parecido los índices de audiencia subirán, ya que despertará su interés y entre ellos también se lo dirán. No es fácil, pero, captar este tipo de audiencia. Los jóvenes tienen muy claros sus gustos y algo que pueda resultar ñoño o cutre se van a negar a verlo. Luego también está, dependiendo de la edad, de la influencia que pueda ejercer o no sus padres: muchos chicos y chicas se sienten incómodos al ver determinadas escenas en televisión si están sus padres a su lado.

Según un estudio del Instituto Pacífico de Investigación y Evaluación de Estados Unidos en el que se ha contando con la participación de 1.012 adolescentes entre 12 y 16 años, la influencia que se recibe por medios como la televisión es bastante elevada. El estudio se basaba en datos como, por ejemplo, el tipo de programas y series que se ven en la pequeña pantalla o bien las horas que se pasan delante la caja cuadrada a lo largo de la semana.


¿Influye en su vida íntima?

Demos por supuesto que sí. Las escenas xxx caseras, los diálogos y escenas eróticas, lo subliminal y lo directo... todo ello afecta en gran medida en como los jóvenes y adolescentes viven su vida sexual. No es de extrañar que sus primeras relaciones imiten ciertas cosas que hayan visto o bien quieran aprender más mediante la visualización de videos porno que se pueden encontrar en distintos portales gratuitos en Internet. A la larga, el día a día acaba por regular un poco todo, porque en el fondo van aprendiendo de sus propias experiencias y de la interacción que van tendiendo con las demás personas de su edad. Antiguamente la principal fuente de información en estos temas eran las revistas, ahora por suerte el panorama es mucho más amplio. También hay más liberación, por lo que se habla más abiertamente de las cosas y no existen tantos tabús como la generación de nuestros padres, que estaba plagada de ellos.

Actuar con criterio

Lo que sí que se debe vigilar es que no se tomen como ejemplo malos hábitos. En el cine y en la televisión a veces hay escenas de violencia gratuita, violaciones y demás. La educación en este sentido es una cosa básica, porque con unos buenos fundamentos podemos conseguir que estas personas en edad tan influenciable sepan escoger ellos mismos el mejor camino para llevar una sexualidad sana. En este mismo sentido podemos encontrar temas como la responsabilidad de tomar las medidas protectoras adecuadas, requisito indispensable para evitar embarazos no deseados o para no contraer ninguna infección de carácter sexual. Como en todo, una buena educación sexual será la base del éxito. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario